AdS arteBA by Aldo de Sousa

arteBA 2017
Stand B01
24 al 27 de mayo de 2017
La Rural, Buenos Aires, Argentina.

Algunos pensadores coinciden que el pliegue es la expresión de la materia cuyo elemento genético es la inflexión: desviación o curvatura de un objeto recto y plano. A partir de estas teorías Raúl Mazzoni desarrolla una serie de pinturas que plantean la ilusión de un campo doblado como un tromp l’eou a través de la yuxtaposición de planos y un eximio oficio pictórico. El concepto de materia leibziana da cuenta de una fuerza activa, que por compresión-distensión, genera cuerpos unidos por su elasticidad.

Raul Mazzoni Biespacial acrilico sobre soporte rigido entelado 120 x 120 cm 1980

En sintonía, Enio Iommi construyó sus esculturas de la línea “Formas continúas” desde una única pieza, un componenete constante y fluido, sin partes ni separabilidad. “Corte y forma” se trata de una serie de obras que Benjamín Ossa elabora a partir de lo que llama “fenomenología cotidiana”. Se tratan de investigaciones sobre aquellos acontecimientos físicos que determinan nuestro modo de interaccióny comportamiento, entendiendo la experiencia física que ejercen sobre las cosas u objetos como ideas o una forma de lenguaje. 

Lo que caracteriza la materia viva de la inorgánica es su capacidad de replegamiento interno, Jorge Pereira en su serie “Multi-espacial” elabora su pintura en los cantos, desbordando la tradicional pantalla pictórica. La misma lógica aplica en sus fotogramas, más gestuales, que en el juego de lo posible se expanden al infinito. Agustina Quiles realiza obras en papel que se van destruyendo debido a su extrema fragilidad. Usa un material muy noble como el papel que interviene únicamente con óleo pastel, entonces la obra desprende un olor a lino y a trementina que condensa poeticamente toda la historia de la pintura. De la misma manera Jorge Lezama establece un territorio alusivo a la escritura, una textura gráfica que estalla y opera como una cita, sobre el cual su trazo permite leer la huella de una pulsión y su desgaste.

Agustina Quiles óleo pastel sobre papel 70 x 100 cm 2017
Jorge Lezama monocopia 49 x 41 cm. 1957

Similar es el caso de las obras de Sofía Berakha, Melodrama panorama consta de un grupo de pinturas cada una compuesta de distintas capas en las que desprende con delicadeza diversas tramas mediante la superposición de distintos tejidos como sedas, linos que habitan en la misma superficie y cubre con nylon al estilo de los libros escolares, como protección y también como pintura. Lo sorprendente es que utiliza para ello elementos exógenos a la tradición pictórica, como alambre de red o las arandelas de ferretería vinculados más a la industria que al mundo del arte, elementos concretos señalados y utilizados al estilo de Iommi. Ambos alcanzan una fuerza estética que excede a lo material.

Sofía Berakha de la serie Melodrama panorama

Esas diversas capas –las de los materiales y la de las historias- convivirán en nuestro stand en el anclaje histórico y la permanencia de los relatos.
Esta reunión de artistas con distintas trayectorias y lugares de origen condensa el proyecto que rige la galería Aldo de Sousa desde su comienzo en 1972, y con la que queremos festejar nuestros 45 años de apoyar y difundir el arte latinoamericano; una invitación para revelar los elementos que yacen ocultos sobre la superficie y nos ofrecen posibilidadesnuevas, grandes, distintas; creo que rozaremos la felicidad.

Jorge Pereira: Colectivo, social, individual, histórico, futuro by Aldo de Sousa

JORGE PEREIRA
Colectivo, social, individual, histórico, futuro. 
 
El modo de entender el arte para Jorge Pereira (La Plata, 1936) se funda en el
movimiento “Visión Integral” del que participó activamente en el comienzo de su actividad. Siguiendo los preceptos de dicho organismo de fuerte impronta bauhausiana, desarrollaron una serie de proyectos que tenían como finalidad la utopía de unir arte y vida. La obra de Pereira es muy coherente, se puede observar en los diversos episodios la permanencia de algunas inquietudes.
Por un lado está claramente la elección de la abstracción o mejor dicho, del arte concreto. Por otro el desarrollo de sistemas, un conjunto de principios enlazados que despliegan obra a obra hasta generar una nueva lógica sistémica. En esta oportunidad queremos desenvolver algunos de esos momentos que configuran su labor para explicitar dicho recorrido.
Se puede advertir el deseo de controlar cierta situación informal. A través de estas pinturas el autor intenta expandir la geometría en el ensayo con formas irregulares. Asimismo desafía la planimetría, al hacer desbordar la tradicional pantalla pictórica e imponer un recorrido a la manera escultórica, como sucede con los objetos. A medida que se transita alrededor de estas obras, la vista se modifica dependiendo el ángulo de observación, inclusive hay formas que desaparecen.
En la búsqueda encontró que en el soporte tradicional muchas situaciones quedaban oculta y que al ubicarlo en rombo permitía ver todas las formas laterales. De este modo exige complejizar la recepción, induciendo una participación activa y corporal del espectador. El plano es concebido como campo energético, son característicos de sus obras, por ejemplo, aquellas estructuras largas consiguiendo que el recorrido de las formas presentan situaciones de espacio/tiempo diferentes, alternando sus medidas y disposición.
Rancière reconoce una nueva idea de la superficie pictórica como zona de escritura común. Entiende que esa superficie es una forma de reparto de lo sensible, el mérito del artista crece en relación directa con el poder para crear ese código de asociaciones internas que nos dé nuevas opciones de lo visible.
En una conferencia sobre su trabajo de diseño en 1974 Pereira afirmaba que el objeto y el sujeto, o el hombre y el producto, se nos aparecen múltiples enlazados, en sus relaciones de producción en un sistema económico. Pero advierte la necesidad imperiosa de reconocer otras categorías: el sujeto colectivo, social, individual, histórico, futuro, ideal; todas ellas convocadas a participar de este encuentro.
DOSSIER

ARCO Madrid by Aldo de Sousa

Aldo de Sousa en ARCO Madrid, 2017
La propuesta de la galería Aldo de Sousa para ARCO 2017 trabaja sobre los problemas de la percepción, los juegos de la visión y el alcance de las formas. A través de las obras de ENIO IOMMI (Buenos Aires, 1926-2013), JORGE LEZAMA (Buenos Aires, 1921-2011), JORGE PEREIRA (La Plata, 1936), VIRGILIO VILLALBA (Tenerife, 1925- Paris 2009) y SOFIA BERAKHA (Buenos Aires, 1984) se condensan los planteos de la que se considera la primera vanguardia argentina –la Asociación Arte Concreto Invención- y algunas de sus posibilidades germinales, eje central del proyecto que rige la galería Aldo de Sousa desde su comienzo en 1972, y con la que queremos festejar nuestros 45 años de apoyar y difundir el arte argentino.
DOSSIER

Raúl Mazzoni: Cuadriforme by Aldo de Sousa

Cuadriforme
Raúl Mazzoni

Muchas de las obras que construye Mazzoni nacen de un cuadrado. Desde esta única figura desarrolla un programa formal inagotable. Desarma las formas equiláteras al jugar con ellas en una práctica que simula un ejercicio de papiroflexia: dobla una esquina, después la otra, las pone dada vuelta. De esta acción nacen una serie de esculturas que concibe como pinturas tridimensionales, al recorrerlas, se pueden encontrar imágenes inagotables, parecen pinturas que no se terminan nunca. Éste podría ser el repertorio manifiesto del movimiento cuadriformista.