Jorge Pereira: Colectivo, social, individual, histórico, futuro / by Aldo de Sousa

JORGE PEREIRA
Colectivo, social, individual, histórico, futuro. 
 
El modo de entender el arte para Jorge Pereira (La Plata, 1936) se funda en el
movimiento “Visión Integral” del que participó activamente en el comienzo de su actividad. Siguiendo los preceptos de dicho organismo de fuerte impronta bauhausiana, desarrollaron una serie de proyectos que tenían como finalidad la utopía de unir arte y vida. La obra de Pereira es muy coherente, se puede observar en los diversos episodios la permanencia de algunas inquietudes.
Por un lado está claramente la elección de la abstracción o mejor dicho, del arte concreto. Por otro el desarrollo de sistemas, un conjunto de principios enlazados que despliegan obra a obra hasta generar una nueva lógica sistémica. En esta oportunidad queremos desenvolver algunos de esos momentos que configuran su labor para explicitar dicho recorrido.
Se puede advertir el deseo de controlar cierta situación informal. A través de estas pinturas el autor intenta expandir la geometría en el ensayo con formas irregulares. Asimismo desafía la planimetría, al hacer desbordar la tradicional pantalla pictórica e imponer un recorrido a la manera escultórica, como sucede con los objetos. A medida que se transita alrededor de estas obras, la vista se modifica dependiendo el ángulo de observación, inclusive hay formas que desaparecen.
En la búsqueda encontró que en el soporte tradicional muchas situaciones quedaban oculta y que al ubicarlo en rombo permitía ver todas las formas laterales. De este modo exige complejizar la recepción, induciendo una participación activa y corporal del espectador. El plano es concebido como campo energético, son característicos de sus obras, por ejemplo, aquellas estructuras largas consiguiendo que el recorrido de las formas presentan situaciones de espacio/tiempo diferentes, alternando sus medidas y disposición.
Rancière reconoce una nueva idea de la superficie pictórica como zona de escritura común. Entiende que esa superficie es una forma de reparto de lo sensible, el mérito del artista crece en relación directa con el poder para crear ese código de asociaciones internas que nos dé nuevas opciones de lo visible.
En una conferencia sobre su trabajo de diseño en 1974 Pereira afirmaba que el objeto y el sujeto, o el hombre y el producto, se nos aparecen múltiples enlazados, en sus relaciones de producción en un sistema económico. Pero advierte la necesidad imperiosa de reconocer otras categorías: el sujeto colectivo, social, individual, histórico, futuro, ideal; todas ellas convocadas a participar de este encuentro.
DOSSIER